Las «Nuevas Drogas» atacan el mercado mundial

Nuevas drogas

El informe anual de la JIFE denuncia la disponibilidad de las nuevas sustancias psicocactivas, elaboradas en su mayoría en laboratorios para eludir las prohibiciones

“(Las nuevas sustancias psicoactivas) a menudo se presentan como alternativas “legales” o “naturales” a las sustancias fiscalizadas, con lo que se crea la idea errónea de que son seguras por el hecho de no estar incluidas en los tratados de fiscalización internacional de drogas” indica la Junta Internacional de fiscalización de Estupefacientes (JIFE) un órgano de expertos dependiendo de las Naciones Unidas, en su informe anual publicado la semana pasada.

Desde la publicación de su informe anual de 2010, la JIFE no ha dejado de advertir a la comunidad internacional contra el problema cada vez más grave que supone el tráfico y el abuso de las nuevas sustancias psicoactivas. Estas nuevas drogas designan productos que pueden ser objeto de abuso pero que no son sometidos al régimen internacional de control de drogas y pueden presentar un riesgo para la salud pública. Estas sustancias pueden ser naturales o sintéticas y su composición química está diseñada específicamente para eludir las medidas nacionales e internacionales de control.

“En años recientes ha surgido un número cada vez mayor de nuevas sustancias psicoactivas no sometidas a fiscalización, lo que se ha convertido en una gran amenaza para la salud pública y en un fenómeno verdaderamente mundial.” JIFE

Según la JIFE, es imposible dar una estimación precisa de la cantidad de nuevas sustancias psicoactivas disponibles en la actualidad en el mercado. Según la UNODC, sin embargo, este número se ha más que duplicado entre 2009 y 2013 y supera en número las sustancias sujetas a fiscalización internacional. Además, la Junta observa que es difícil para las autoridades identificar estas sustancias con antelación dado el ritmo en el que se colocan en el mercado y la rápida evolución de su composición química.

La JIFE observa sin embargo que los Estados Unidos, que representan un mercado importante para las nuevas sustancias psicoactivas, han dado a conocer los resultados de una operación especial que llevó “a la detención de 150 personas y a la incautación de cientos de miles de envases destinados a la venta al por menor”, a través de una ley sobre “las sustancias análogas”, que permitió tratar como sustancias prohibidas a cualquier producto similar a productos ya inventariados, desde un punto de vista químico o farmacológico. 

Más info: