Enfermedades No Transmisibles: una prioridad emergente en el mundo

,

Prevenir las enfermedades no transmisibles

Las ENT son responsables del 60% de todas las muertes a nivel mundial

Las enfermedades no transmisibles (ENT), es decir: cánceres, enfermedades cardiovasculares, enfermedades respiratorias crónicas y  diabetes, son enfermedades crónicas, costosas, pero en gran medida prevenibles. Estas cuatro enfermedades comparten factores de riesgo comunes modificables y son una de las causas más grandes de pobreza, constituyendo un obstáculo para el desarrollo del crecimiento económico y una grave amenaza para el alcance de los objetivos de desarrollo sostenible. 

Las ENT son la primera causa de muerte en el mundo, siendo responsables del  60% de todas las muertes a nivel mundial. 35 millones de personas mueren cada año a mano de estos asesinos silenciosos, de los cuales 18 millones son mujeres. Las ENT representan el mayor factor de riesgo para la salud de las mujeres en el mundo, afectando más a las mujeres en los países en desarrollo en sus años más productivos. Ya en 2009, el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki -moon, describió la epidemia mundial de enfermedades no transmisibles como una "emergencia de salud pública en progreso lento"

La comunidad internacional,  las Naciones Unidas y la Organización de los Estados Americanos, han analizado el impacto social y en materia de salud de las enfermedades no transmisibles con el fin de proporcionar algunas sugerencias concretas e intervenciones  para reducir los efectos negativos  para la sociedad, especialmente en los países de ingresos bajos y medianos.

El arbol de las enfermedades no transmisibles

En el marco de la ONU, el actual debate en 2015 sobre los  Objetivos de Desarrollo Sostenible ha impulsado el interés por encontrar soluciones rentables para las ENT. Algunos puntos clave se han  promocionado como intervenciones que se pueden implementar fácilmente en países de ingresos bajos y medianos, siguiendo también las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Cinco factores primarios de riesgo han sido identificados y para cada uno se sugiere algunas intervenciones en la tabla:

FACTOR DE RIESGO EJEMPLOS DE INTERVENCIONES
Uso de tabaco Aumento de los impuestos, lugares de trabajo y lugares públicos libres de humo, información sobre salud y advertencias sobre los riesgos, prohibiciones de publicidad, promoción y patrocinio
Abuso de alcohol Aumento de los impuestos, acceso restringido a la compra de alcohol, prohibiciones de la publicidad para el alcohol
Dieta no saludable y inactividad física Reducir la sal en la comida, la sustitución de las grasas negativas con grasas poliinsaturadas, estímulo en los  medios de comunicación para estilo de vida y dieta saludable y que impulse a  la actividad física
Enfermedades cardiovasculares y diabetes Asesoramiento y terapia con diferentes tipos de fármacos para las personas con un alto riesgo de accidentes cerebrovasculares (incluyendo aquellos con enfermedades cardiovasculares comprobadas); el tratamiento de los ataques al corazón con aspirina
Cáncer Inmunización contra la hepatitis B para prevenir el cáncer de hígado; detección y el tratamiento de las lesiones precancerosas para prevenir el cáncer de cuello de útero

Además de Naciones Unidas, también en el hemisferio de las Américas, la Organización de Estados Americanos OEA, se ha recientemente involucrado en la lucha en contra de las Enfermedades No Transmisibles (ENT), que en las Américas causan el 80 por ciento de las muertes -el 36 por ciento de ellas prematuras- y afectan especialmente a las poblaciones pobres. A este respecto, la OEA y la Organización Panamericana de la Salud (OPS/OMS), se han unido para encabezar el  Grupo Interamericano de Trabajo sobre las ENT, que se ha lanzado en Washington en Junio 2015.

El Grupo Interamericano de Trabajo sobre las ENT, que incluye también el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) de Naciones Unidas y el Banco Mundial, fue presentado recientemente en la sede de la OEA en Washington, DC como una respuesta a la preocupación por el impacto de estas enfermedades en el desarrollo humano y económico en las Américas. 

Como lo comentó Luis Almagro, Secretario General de la OEA:  "Las enfermedades no transmisibles deben abordarse integralmente; por ello, la colaboración intergubernamental, interinstitucional e intersectorial es clave para reducir su incidencia"

Descargar la “Declaración de compromiso: Fortalecimiento de la prevención y el control de enfermedades no transmisibles mediante la cooperación en el sistema interamericano”