31 de agosto, Día Internacional de la Sensibilización sobre la Sobredosis

Journée internationale de sensibilisation à l'overdose

La sobredosis sigue siendo uno de las principales causas de muerte accidental en Europa y en América. El 31 de Agosto, Dianova International rememora a quienes perdieron su vida y pide un acceso más amplio a la Naloxona

Según el Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías (OEDT), se estima que en la primera década del siglo XXI fallecieron, en Europa, más de 70 000 personas por sobredosis. En EUA, las sobredosis mortales de heroína casi se han triplicado en tres años, con más de 8000 fallecidos al año. Además, aproximadamente el mismo número de personas muere por el consumo de analgésicos opiáceos con prescripción médica.

A pesar de que actualmente el número de muertes por sobredosis es mucho menor que en épocas anteriores, en las que la epidemia de la heroína se expandió por muchos países, la sobredosis continúa siendo una de las principales causas de muerte, especialmente entre los jóvenes consumidores de opiáceos en Europa y América. En Europa, los datos más recientes revelan que las sobredosis provocan más del 3,4% de las muertes de europeos de edades comprendidas entre los 15 y los 39 años  (Eurostat 2013).

El Día Internacional de la Sensibilización sobre la Sobredosis se creó en Australia en el 2001 para conmemorar los fallecidos por sobredosis y concienciar sobre ella. Desde entonces, muchas organizaciones comunitarias y ONG, tales como hospitales, centros de salud comunitarios y grupos de consumidores en EUA, Reino Unido y Australia han celebrado actos destinados a reducir el estigma de las muertes relacionadas con las drogas y ofrecer información básica sobre cómo reducir el riesgo de sobredosis y sobre los servicios de apoyo existentes en las comunidades locales.

Journée de sensibilisation à l'overdose

Prevención y respuestas a las sobredosis 

Naloxone

La prevención de muertes por sobredosis puede abordarse desde dos niveles: poniendo en práctica un conjunto de intervenciones orientadas a la total prevención o reduciendo los fatales desenlaces de una sobredosis. En ambos casos, las estrategias utilizadas incluyen el aumento de los factores de protección y la reducción de riesgos. A continuación exponemos cuales son las estrategias más importantes:

Aumentar la concienciación sobre los riesgos de la sobredosis: dado que muchos consumidores de drogas ignoran o subestiman los riesgos de la sobredosis, una comunicación efectiva puede ayudar a reducirlos (los riesgos aumentan en caso de la reducción de la tolerancia tras una desintoxicación, la interrupción del tratamiento o la liberación tras un encarcelamiento; cuando se utilizan opiáceos en combinación con otras drogas sedantes y cuando los consumidores padecen ciertos problemas médicos como VIH o enfermedades pulmonares o hepáticas).

Proporcionar un tratamiento efectivo: las pruebas sugieren que el tratamiento de substitución de los opiáceos reduce sustancialmente el riesgo de mortalidad siempre y cuando se mantenga la continuidad del tratamiento.

Mejorar la continuidad de la asistencia entre la prisión y la comunidad: como se produce un elevado número de fallecimientos por sobredosis entre los expresos poco después de su puesta en libertad, se recomiendan un serie de intervenciones que incluyen formación sobre los riesgos de la sobredosis y sobre su prevención, así como la iniciación o continuación de tratamientos de sustitución.

Crear salas de consumo supervisado de drogas: las salas de venopunción proporcionan un ambiente más seguro para el consumo de drogas, consejos sobre prácticas más seguras de inyección, así como supervisión médica. Todas ellas están equipadas para hacer frente a las sobredosis y reducen la mortalidad asociada. En 2015, operaban en Europa un total de 74 equipamientos de este tipo (en 5 estados miembros y en Noruega); se han supervisado millones de inyecciones y no se han producido ninguna sobredosis letal en dichos establecimientos.

Mejorar la respuesta del primer interviniente: la mayoría de consumidores de drogas han presenciado o experimentado sobredosis, por lo que es probable que se conviertan en los primeros en intervenir en situaciones de emergencia por esta causa, al igual que sus amigos y familiares. La reacción de quienes presencian una sobredosis debe mejorarse a través de la información y la prevención, reconocimiento y respuesta a una sobredosis. Además, tal y como recomienda WHO, las personas que tienen probabilidades de presenciar una sobredosis de opiáceos deben tener acceso a la Naxolona (Narcan®), un eficaz antídoto que puede anular los efectos de la intoxicación.)

(Fuerte OEDT – Prevención de las sobredosis en Europa  – en inglés)

Estadísticas sobre la sobredosis

Se estima que mundialmente se produjeron, en 2012, 183 000 muertes (entre 95 000 y 226 000) relacionadas con las drogas (principalmente sobredosis), siendo la principal causa la sobredosis de opiáceos.

La sobredosis fue la causa de 41 340 muertes en EUA en 2011. Las muertes por sobredosis en EUA han estado aumentando en los 12 años sucesivos. En 2011, por cuarto año consecutivo, el número de ciudadanos fallecidos por una causa relacionada con las drogas superó el número de muertos por accidentes de tráfico (33 561).

En 2012, las sobredosis en el Reino Unido (3256) superaron el número de fallecidos en accidentes de tráfico (1832).

En Ontario, Canadá, el aumento de las sobredosis letales de opiáceos entre 1991 y 201 fue del 242%; pasando de 12,2 fallecimientos por millón de personas a 41,6 fallecimientos por millón en 2010.

Se estima que fallecieron más de 70 000 personas por sobredosis en los países de la Unión Europea en la primera década del siglo XXI. Los países de la Unión Europea informaron de 6100 muertes por sobredosis en 2012.

Los países de Sudamérica, el Caribe y América Central establecieron los fallecimientos relacionados con las drogas entre 4000 y 7300, con una tasa de mortalidad muy por debajo de la media global.

Se estima que en 2012, en Asia, fallecieron entre 11 400 y 99 600 personas por estas causas.

Cerca de cuatro australianos fallecen cada día por sobredosis. En 2012, en Australia, las muertes por sobredosis superaron las de accidentes de tráfico (1427 y 1338 fallecidos, respectivamente).

Fuentes disponibles en la página web del Día Internacional de sensibilización sobre la sobredosis (en inglés)