¡Nuestros centros necesitan tu ayuda!

Frente al Covid-19, algunos colectivos son más vulnerables, incluyendo las personas que consumen drogas y las que están superando una adicción. Debemos ayudar a los profesionales que los acompañan a protegerse y a protegerles. 

Mujer con mascara

Los residentes y el personal de nuestros centros necesitan urgentemente equipo de protección personal – foto Shutterstock, licencia CC

Según el Informe Mundial de la ONUDD de 2019, 35 millones de personas padecen trastornos por consumo de drogas ilícitas y sólo 1 de cada 7 recibe un tratamiento. En cuanto a la prevalencia de los trastornos por consumo de alcohol, se estima que afectan a alrededor del 1,4% de la población mundial.

Muchas personas que consumen drogas son específicamente vulnerables al COVID debido a su estado de salud (pueden haber desarrollado enfermedades a largo plazo como EPOC, VIH, tuberculosis, cáncer y otras afecciones que afectan al sistema inmunitario), su situación social y económica (a menudo combinada con la falta de vivienda) y otros factores, como el aislamiento social, el estigma y la criminalización.

En los centros Dianova seguimos respondiendo a las necesidades de todos. Las de los propios usuarios, pero también las de los psicólogos, trabajadores sociales, educadores, monitores terapéuticos y muchos otros que siguen con su labor diaria sin tener acceso al material de protección necesario.

Las personas con trastornos por consumo de alcohol y otras drogas, menores desocializados, personas sin hogar y personas en situación de gran vulnerabilidad en general, necesitan también protección. Sólo en los centros de Dianova en España, Italia, Portugal y Uruguay, hay más de 500 beneficiarios que se encuentran actualmente recibiendo tratamiento, todos apoyados por nuestros profesionales. Pero también en el resto de los centros de la red Dianova continuamos con nuestra labor en: India, Togo, Rumanía, Eslovenia, Suecia, Noruega, República Democrática del Congo, Chile, Nicaragua, Turquía, Kenia, Pakistán, Bangladesh.

Apoyar a todos nuestros profesionales y nuestros residentes es una prioridad para nosotros. Necesitamos mascarillas, guantes, geles desinfectantes, cualquier material que ayude a parar la propagación del virus.

Solo en Dianova Italia, por la compra de material sanitario para evitar el contagio entre los profesionales se gastan actualmente una media de 10€ al día, y para proteger a los usuarios de los centros, unos 100€ diarios. En todos los centros se está haciendo un sobre esfuerzo humano y económico para sobrellevar esta situación lo mejor posible y poder seguir dando un servicio de calidad que todos se merecen.

 

¿Por qué necesitamos tu apoyo?

Las personas con trastornos por consumo de sustancias son más vulnerables a COVID-19. Por lo tanto, es esencial protegerlos durante el tratamiento y detener la propagación del virus. Lo mismo ocurre con otras poblaciones de riesgo; Dianova se dedica a ayudar, incluido a los migrantes, a los jóvenes socialmente desfavorecidos, a las mujeres víctimas de violencia de género y a las personas sin hogar.

¿A quién ayudamos con tu apoyo?

Los usuarios en nuestros centros no son los únicos que necesitan tu ayuda. Nuestro personal incluye cientos de psicólogos, trabajadores sociales, terapeutas y otros profesionales de la salud.  Sus servicios son esenciales para nuestra sociedad, su trabajo diario defiende nuestro derecho a la salud y al empoderamiento humano.

¿Qué podemos hacer con tu ayuda?

Gracias a tu apoyo, seguimos adquiriendo equipos de protección para nuestros centros y para otras actividades desarrolladas  por la red Dianova. Incluso una pequeña contribución puede marcar la diferencia para garantizar que nuestro equipo profesional y los usuarios estén protegidos y seguros.

¡Donar ahora!

Una epidemia de esta magnitud siempre es reveladora a la hora de mostrar los defectos y las debilidades en las políticas sociales y de salud de cualquier país, pero también muestra la fuerza, los recursos y las iniciativas que despliegan los actores de campo. Gracias a ellos, las personas más vulnerables siguen adelante.

Donar ahora