«Uso indebido de medicamentos de venta con receta: amenaza para la salud pública»

Uso indebido de medicamentos de venta con receta

El informe de la JIFE  revela que el abuso de medicamentos de venta con receta constituye una amenaza grave para la salud pública, en particular en los países de América del Norte. Solo en los Estados Unidos, se estima que este tipo de abuso es responsable de más muertes que la cocaína, heroína, alucinógenos e inhalantes combinados.

Uso indebido de medicamentos de venta con receta: amenaza creciente para la salud pública 

Según la información suministrada por los gobiernos de la región, en 2011 se produjeron aproximadamente de 48.000 muertes relacionadas con las drogas en América del Norte, lo que representa una tasa de mortalidad de 155,8 por millón de habitantes de entre 15 y 64 años, la más alta del mundo. Si bien las tasas de prevalencia del uso indebido de drogas han permanecido relativamente estables, estas continúan superando los promedios mundiales.

El uso indebido de medicamentos de venta con receta ha seguido constituyendo una amenaza para la salud pública de creciente magnitud y gravedad. Los gobiernos de la región han tratado de hacerle frente mediante la adopción de varias medidas, entre ellas la designación de “días de devolución”. En los Estados Unidos, la Dirección de Lucha contra las Drogas ha puesto en marcha iniciativas de ese tipo que han permitido retirar de la circulación más de 1.700 toneladas de medicamentos de venta con receta que ya no se necesitan. Las autoridades canadienses también han redoblado esfuerzos para poner coto a la proliferación del uso indebido de medicamentos de venta con receta en el país mediante la adopción de una estrategia nacional contra el uso indebido de esos medicamentos y la designación del primer día nacional de devolución de medicamentos de venta con receta.

En América del Norte, como en otras regiones, las mujeres se han visto afectadas de manera desproporcionada por el uso indebido de medicamentos de venta con receta. Si bien la prevalencia sigue siendo mayor en los hombres, los índices de uso indebido en la población femenina han aumentado a un ritmo más pronunciado. Según los datos estadísticos publicados en julio de 2013 por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, cerca de 48.000 mujeres perdieron la vida en los Estados Unidos a consecuencia del uso indebido de opioides de venta con receta entre 1999 y 2011. En México, el Instituto Nacional de las Mujeres ha señalado que el uso indebido de drogas en las mujeres mexicanas se ha duplicado en el último decenio. Las mujeres también son más propensas que los hombres a convertirse en víctimas de violencia doméstica, agresiones sexuales y delitos motivados por las drogas.

Medidas relacionadas con el cannabis

Las medidas de fiscalización del cannabis adoptadas en la subregión de América del Norte han seguido siendo motivo de preocupación para la Junta. Las autoridades del Canadá han adoptado medidas amplias para reformar el programa nacional de uso terapéutico del cannabis a fin de fortalecer los controles para prevenir la desviación por canales ilícitos. En los Estados Unidos, los programas de uso terapéutico del cannabis adoptados por varios estados no aplican debidamente las medidas de control previstas en la Convención Única de 1961 contra los Estupefacientes. Además, la Junta reitera que las iniciativas de legalización del cannabis que se han puesto en marcha en los estados de Colorado y Washington contravienen la obligación de restringir el uso de estupefacientes a fines exclusivamente médicos y científicos, según lo previsto en la Convención de 1961. 

Fuente: Servicio de Información de las Naciones Unidas (SINU) y JIFE – Dianova International es una ONG acreditada por la Oficina de las Naciones Unidas a Viena