Talleres Psicoflamencos

Implementado en el centro Dianova de Can Parellada (España), una actividad terapéutica de desarrollo socio-afectivo desde la perspectiva de género

Taller psicoflamenco

Los talleres ofrecen un trabajo enfocado a la gestión emocional y al entrenamiento de habilidades sociales a través del baile y la música flamenca

Los talleres Psicoflamencos se crean con la finalidad de contribuir al trabajo terapéutico realizado con personas con trastornos de uso de sustancias, mujeres que sufren o han sufrido procesos de violencia de género y hombres que la ejercen, sabiendo, aquellos que trabajamos en el ámbito de las adicciones, que son problemáticas confluyentes y que se retroalimentan.

Los talleres psicoflamencos integran los beneficios de la terapia grupal, del ejercicio físico, de la relajación, de la música, de la danza y de la expresión emocional y aportan a través de la metodología “liberación flamenca” un trabajo enfocado a la gestión emocional y al entrenamiento de habilidades sociales a través del baile y la música flamenca, ofreciendo así un espacio de trabajo terapéutico con las emociones, el cuerpo y el grupo desde una perspectiva de género y de forma lúdica.

Fomentan, además,  la interacción entre las personas usuarias con un tinte flamenco, educativo, analítico y crítico con el patriarcado, considerándolo ideal para trabajar ciertos aspectos socio afectivos como la autoestima, la gestión de las emociones, la comunicación asertiva, el auto concepto, la relación con el propio cuerpo, la sensualidad y el análisis de mitos y estereotipos de género, siendo el enfoque de género la guía y la concienciación, el análisis, la crítica de los roles de género asignados por el patriarcado y el empoderamiento de las usuarias, el objetivo del trabajo realizado en el taller.  Todo ello a través de una actividad que puede aportar al grupo una afición común a través de la cual socializar fuera del taller.

 

Ambas, música y danza, como expresiones artísticas, sirven como nexo entre el mundo interior y exterior de la persona, posibilitando la representación de la realidad, la expresión de pensamientos, sentimientos y vivencias y ofreciendo un espacio y unas herramientas para expresar a través del cuerpo y el arte aquello que a veces no se sabe expresar mediante palabras o que no ha tenido otro espacio para salir al exterior, abriendo así el camino a la sublimación de una forma sana, constructiva y creativa.

¿Por qué es adecuado para personas con trastornos de uso de sustancias?

Las mujeres que solicitan tratamiento por adicciones tienen más riesgo que el resto de mujeres de sufrir maltrato puesto que suelen ir asociados ciertos déficits psicológicos como una baja autoestima o problemas de asertividad, así como un entorno social de apoyo pobre, o carencias afectivas.

Se sabe que el ser mujer y adicta, supone un doble factor de riesgo para sufrir violencia familiar y que por otro lado, el maltrato predispone a la adicción a la víctima, pudiéndose entender la drogodependencia o los trastornos de la imagen corporal como formas de autodestrucción o como estrategia disfuncional para hacer frente a la situación.

Hay relación entre los fenómenos de adicciones a sustancias y violencia de género. Las mujeres, o bien tratan de neutralizar sus reacciones traumáticas adormeciendo sus sentidos con drogas, o bien tienen más tendencia a llevar un tipo de vida asociado al consumo de sustancias que les pone en mayor riesgo de ser maltratadas.

Expresión artística, actividad terapéutica

Los talleres psicoflamencos proponen un trabajo enfocado a la gestión emocional y al entrenamiento de habilidades sociales a través del baile y la música flamenca

Aunque no haya un perfil de mujer maltratada ni de hombre maltratador, y por tanto se requiera una intervención que permita la adaptación a los diversos perfiles, sí hay ciertas características comunes como la baja autoestima y la interiorización de los estereotipos de género y mitos del amor romántico. Tanto en la víctima como en el agresor se observan rasgos propios de personas drogodependientes como la baja autoestima, cierto grado de aislamiento social, dependencia de la pareja, culpabilización, sentimiento de impotencia, indecisión y/o utilización de patrones de comunicación extremos, pasivos o agresivos.

Lo que hace la intervención de ambas problemáticas sea no sólo posible sino necesaria, tanto en hombres como en mujeres, puesto que parecen retroalimentarse ambos factores.

Es importante, pues, la intervención en el entrenamiento de habilidades personales y sociales tales como el auto concepto, la autoestima, la expresión asertiva de los propios sentimientos y deseos, la escucha, la empatía, la negociación, los propios límites, el trabajo en equipo y la cooperación, técnicas de relajación, etc.

 

El enfoque de género es la base del taller puesto que es necesario para el encuadre de la violencia machista y para el análisis y cuestionamiento de los mitos y estereotipos de género que la sostienen y transmiten, además de imprescindible para poder abordar el flamenco desde una perspectiva crítica y escoger materiales adecuados.

La forma ideal para trabajar estos aspectos en combinación con la psicoterapia individual es el grupo, en éste encontramos un espacio confidencial y de respeto mutuo, guiado por una profesional, donde mujeres que han vivido situaciones de violencia pueden servirse de espejo y ayudarse en el entrenamiento de habilidades socio afectivas, además de encontrar en él un apoyo social.

Los talleres psicoflamencos son un espacio adecuado para la terapia grupal puesto que aportan, además, beneficios que el grupo per se no ofrece, como aquellos relacionados con la música y la expresión corporal, con el ejercicio, con el entrenamiento de habilidades socio afectivas, con el enfoque de género y sobre todo beneficios relacionados con la creación de un espacio menos rígido que el terapéutico a través del cual lograr los objetivos.

¿Quién creó los Talleres Psicoflamencos?

Roser Vicente Marín, Psicóloga licenciada en la Universidad de Barcelona, habilitada como Psicóloga Sanitaria, Master en Drogodependencias y Postgraduada en detección e intervención de la violencia familiar por la UB. Con experiencia en psicoterapia en diversos centros de la red de drogodependencias de Barcelona y formación en baile flamenco en Barcelona y Granada.