«Binge Drinking» o Consumo Intensivo de Alcohol – los jóvenes en primera línea

Campaña de prevención (Reino Unido)

El "binge drinking" o Consumo Intensivo de Alcohol (CIA) designa un consumo puntual de alcohol con el único propósito de alcanzar la intoxicación en un tiempo mínimo. Generalizada en los países anglosajones y en el norte de Europa, esta manera de beber se difunde en la actualidad en muchos otros países, especialmente entre los jóvenes, con los numerosos riesgos sociales que supone: comportamientos violentos e impulsivos, de control, accidentes, etc. 

En primer lugar, ¿De qué estamos hablando? Aunque no existe un consenso internacional en la materia, se estima que un episodio de "binge drinking" es definido por el consumo de cinco o más bebidas (1) para los hombres y cuatro para las mujeres. Sin embargo, lo que esencialmente caracteriza el "binge drinking" es su modelo festivo de consumo, generalmente en grupos, en la búsqueda de la embriaguez. En la mayoría de los países, el fenómeno afecta principalmente a hombres jóvenes, con la excepción de Finlandia, Dinamarca y especialmente el Reino Unido, donde las chicas se intoxican más que los chicos.

Aunque hay en la actualidad un aumento preocupante del fenómeno de "binge drinking" en los países del sur de Europa (Francia , Italia, España, Portugal ), incluso en los países de América Latina, los más afectados son los de Europa del Norte y el Reino Unido, Canadá y Estados Unidos. En este país, especialmente entre los adolescentes, este modo de consumo se ha convertido casi en la norma. 

Según el Dr. Thomas Frieden, director del Centro para el Control de Enfermedades, "Aproximadamente el 50% de todo el alcohol consumido por los adultos y el 90% del alcohol consumido por los jóvenes, es durante estas sesiones de Binge Drinking"

En el Reino Unido la situación es también desastrosa: se estima los costos sanitarios y sociales del CIA en alrededor de £ 20 mil millones por año.

¿Cuales son las consecuencias?

El "Binge Drinking" o CIA puede conducir a graves consecuencias médicas, pero son los trastornos del comportamiento asociados a este modo de consumo que son la principal fuente de peligro en la actualidad. El CIA expone a la persona a una pérdida de control, a comportamientos impulsivos, incluso violentos, que pueden ser peligrosos para sí mismo y para los demás. Estos riesgos no solo incluyen los accidentes de carretera, sino también todos los riesgos asociados a la intoxicación y en sentido de invulnerabilidad que lo acompaña, y que pueden resultar en violencias físicas, sexuales o morales, o incluso  exponer estos jóvenes a riesgos que nunca habrían tomado normalmente. 

https://www.youtube.com/watch?v=7F5o3NSHMoM

"Después de demasiado alcohol, te sientes invencible, cuando estás el más vulnerable" – campaña de prevención (Reino-Unido)

¿Puede la cultura de alcohol tener un efecto protector?

En los Estados Unidos, muchos creen que la mayor causa del "binge drinking " es la cultura americana del alcohol. Según ellos, beber con moderación es una parte integral de la cultura europea y de los intercambios sociales. En los países del sur de Europa, en particular, los jóvenes se introducen poco a poco con el consumo de alcohol en un ambiente socio-cultural, que aparentemente reduce los riesgos de un consumo excesivo y peligroso de alcohol. A diferencia de los Europeos, los jóvenes estadounidenses no tienen la oportunidad de "aprender" a beber en el contexto familiar, donde la moderación es la norma, debido a la ley que prohíbe el consumo de alcohol antes de los 21 años.

Si el argumento es atractivo, aparentemente no se mantiene ante la realidad de los hechos: si los jóvenes europeos hubieran realmente "aprendido a beber", uno podría esperar verlos borrachos con mucha menos frecuencia que los estadounidenses. Sin embargo, el estudio ESPAD (Proyecto europeo de encuestas escolares sobre el alcohol y otras drogas) de 2007 hace hincapié en que los jóvenes entre 15 y 16 años son en promedio más numerosos a estar ebrios en los últimos 30 días que los jóvenes estadounidenses de la misma edad.

Para concluir, hay que destacar que para los adolescentes hay una gran diferencia entre la media copa de vino que se les permite beber con la familia los días de fiestas y el botellón que van a organizar con sus amigos durante el próximo fin de semana… Además, desde hace mas de cincuenta años, todos los modelos han nacido en los Estados Unidos y luego se extendieron en casi todo el mundo. Y en la materia, los jóvenes están en primera línea


[1] Una bebida "estandar" representa entre 12 y14 g de alcohol, es decir un gran vaso de cerveza con 5% de alcohol, un vaso de vino à 12%, o bien un pequeño baso de  licor à 40% de alcohol