Poner fin a la violencia de género

Dianova apela a las personas con poder decisorio para que promuevan la protección de las mujeres y niñas

Crear un mundo libre de violencia

La responsabilidad de crear un mundo libre de violencia recae sobre todos nosotros- Foto: the United States Marine Corps, dominio público

Por Saionara König-Reis – No hay justificación para que la violencia de género (o Violencia Basada en Género, VBG) aún exista (y con índices tan altos) en tantos países y culturas del mundo. Sin embargo, la información disponible muestra cifras alarmantes de violencia contra las mujeres y niñas, y revela la cruda realidad de tantas de ellas que aún temen por sus vidas en sus hogares o en espacios públicos, todos los días. Resulta igualmente alarmante e inaceptable que, con tanta frecuencia, las leyes nacionales discriminatorias y los funcionarios de la policía, jueces, y trabajadores sociales y de la salud poco preparados contribuyan a prolongar o agravar las consecuencias de la violencia a la que se somete a las mujeres y niñas. Por ejemplo, no es extraño que se desacredite o culpe a las mujeres en los tribunales después de sufrir una agresión sexual, o que se las envíe de regreso a sus hogares con sus parejas violentas después de acudir a hospitales o comisarías de policía con lesiones de violencia doméstica.

 

Sin embargo (y como paso importante en dicha dirección), cambiar o crear una ley, una política o un fondo para dar origen a programas o mecanismos que protejan y empoderen a las mujeres y niñas puede hacerse en una décima de segundo: todo lo que se necesita para hacerlo es la voluntad de los legisladores.

Aunque la responsabilidad de crear un mundo libre de violencia recae sobre todos nosotros, está claro que los legisladores y los responsables de las políticas juegan un papel invaluable en permitir las condiciones para un cambio sistemático en las relaciones de género para la protección eficiente de las mujeres y niñas. Financiar y preparar presupuestos para programas dirigidos a combatir la violencia de género, promulgar leyes que aborden, prevengan y brinden soluciones para las supervivientes, y asegurar políticas y programas que integren los principios de la igualdad de género resultan cruciales para proporcionar espacios seguros para las mujeres y niñas.

Si usted tiene fondos o poder decisorio, promueva acciones para poner fin a la violencia de género

En el marco de los 16 días de activismo para poner fin a la violencia de género, Dianova apela a las personas con poder decisorio para que tomen la iniciativa y el liderazgo en la inversión, el planeamiento y la implementación de acciones informadas para poner fin a la violencia contra las mujeres y niñas. A continuación se presentan algunas medidas inspiradoras concretas que pueden contribuir enormemente a estos esfuerzos:

  • Promover programas, leyes y campañas que fomenten la igualdad de género, luchen contra los roles de género y brinden las condiciones para que las mujeres y los hombres contribuyan de la misma manera al desarrollo social, económico y cultural de la sociedad en la que viven.
  • Financiar proyectos que creen las condiciones para que las mujeres alcancen un empoderamiento económico sostenible e independencia financiera.
  • Respaldar leyes pensadas para crear responsabilidad y brindar soluciones y protección a las supervivientes de VBG.
  • Crear conciencia e impartir formación para que los agentes judiciales mejoren la respuesta de la policía en los casos de VBG.
  • Formar a los funcionarios del sistema judicial, a los jueces y a los trabajadores del sistema de salud, para que aborden adecuadamente los casos de VBG y eviten la doble victimización de las supervivientes.
  • Brindar líneas de acceso directo y un entorno seguro libre de acoso para que las supervivientes informen sobre la VBG.
  • Impartir formación y brindar todo el apoyo que sea necesario para que la oficina de estadísticas nacionales produzca datos confiables y desagregados para orientar de manera eficiente la formulación de políticas dirigidas a poner fin a la VBG.
  • Incluir a las mujeres y niñas, en particular a aquellas que pertenecen a los grupos más vulnerabilizados (LGBTI, personas con discapacidades o trastornos de la salud mental, minorías étnicas o raciales, inmigrantes y otros) en la planificación y preparación de presupuestos para los planes de acción nacionales, y asegurarse de abordar la VBG y la igualdad de género.
  • Concienciar a las comunidades, los líderes religiosos, los trabajadores de la salud, el sistema judicial y otros actores, para ayudar a identificar casos de VBG y a disminuir la tolerancia a los abusos y agresiones.
  • Abordar sistemáticamente la violencia sexual en las situaciones de conflicto y proteger a las mujeres y niñas en estos contextos.

 

Hay otras pequeñas y grandes acciones que las personas con poder decisorio pueden realizar para ayudar a fomentar la igualdad de género y a poner fin a la violencia de género. ¿Cuándo mejor que ahora para empezar a trabajar en ello?