Poner fin a la Violencia contra las Mujeres y Niñas

,

Poner fin a la Violencia contra las Mujeres y Niñas

La prevención es el tema del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, el 25 de noviembre

Durante muchos años, la violencia doméstica ha sido considerada como un asunto privado entre un hombre y una mujer. Las mujeres por lo general se culparon por conducir a sus maridos a la violencia, y las mujeres que fueron víctimas de violación o asalto sexual fueron culpadas por vestirse inapropiadamente, estar en un lugar equivocado o bien por incitar a un hombre a la lujuria por su propio comportamiento.

Afortunadamente, los tiempos y las mentalidades han cambiado después de décadas de trabajo que han dado lugar a avances significativos en materia de sensibilización, leyes y políticas en la mayoría de los países. Aun así, las mujeres y las niñas de todo el mundo siguen siendo víctimas de abuso físico, sexual y psicológico, de violación en grupo, secuestro, matrimonio infantil forzado, crímenes relacionados con la dote e infanticidio.

Ver infografía

Consecuencias y costos

La violencia contra las mujeres y las niñas sigue teniendo consecuencias devastadoras para millones de mujeres en todo el mundo. Más allá del sufrimiento y de impactos sobre su calidad de vida y bienestar, los costos debido a la violencia contra las mujeres incluyen consecuencias para los sobrevivientes y sus familias en términos de salud física, mental, empleo y económicas. Además, los niños que son testigos de esta violencia son más propensos a tener problemas de conducta, un mal desempeño en la escuela y estar en riesgo de cometer o sufrir  violencias en el futuro.

Por último, la violencia no sólo daña a  las vidas de las mujeres y niñas, sino que también afecta negativamente al desarrollo humano ,social y económico de un país. No sólo la violencia contra las mujeres reduce la productividad y drena los presupuestos públicos, sino que también limita las oportunidades y los logros de las niñas en materia de educación.

Mucha gente asume que la violencia contra las mujeres y las niñas es de alguna manera inevitable. Esta aceptación aparente de la situación actual no sólo daña a la vida de las mujeres y niñas, sino que también dificulta el trabajo desarrollado por los profesionales y los responsables políticos que buscan hacer una diferencia en esta área.

Violencia contra las mujeres

Prevenir la violencia contra las mujeres

Las organizaciones miembros de la Red Dianova están unidas en la creencia de que la violencia contra las mujeres y las niñas no es ni aceptable ni inevitable. Creemos que el logro de un mundo seguro e igual para todos implica de poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas

Sin embargo, implementar estrategias de prevención eficaces implica de identificar y abordar las causas subyacentes de la violencia. No existe una causa única que pudiera adecuadamente explicar la violencia contra la mujer; esta violencia no puede atribuirse únicamente a las condiciones socioeconómicas, a los factores psicológicos o a las historias personales, tales como el abuso de alcohol. Debemos tener en cuenta el impacto de una desigualdad de género sistémica y subordinación de género con el fin de abordar el problema de manera eficiente.

Algunos ejemplos de hacer frente a la violencia contra las mujeres y las niñas:

  •   Enseñe a sus hijos sobre el trato justo y respetuoso de las niñas y mujeres. Además, es esencial adoptar métodos de enseñanza inclusivas y no sexistas (en la escuela y en el hogar), centradas en los derechos y el empoderamiento de todos los seres humanos, incluyendo abordajes y metodologías positivas y participativas para limitar la influencia de los estereotipos de género – promover un lenguaje no sexista.
  •   Promover la igualdad de género en las escuelas, ampliar el acceso a la educación para las niñas y combatir la sexualización de las mujeres y las niñas y los estereotipos transmitidos por los medios de comunicación y la cultura popular (publicidad)
  •   Proporcionar a las mujeres acceso a representación legal y oportunidades para lograr justicia contra los autores de la violencia a través del sistema legal.
  •   Poner fin al matrimonio precoz forzado y al embarazo prematuro. El embarazo es la principal causa de muerte de las niñas de entre 15 y 19 años de edad. El matrimonio infantil es una realidad para 15 millones de niñas cada año. Es una violación de los derechos humanos que destruye las infancias de las niñas y la vida de las mujeres, rompiendo su oportunidad de completar una educación y poniéndolas en mayor riesgo de violencia y aislamiento.
  •   Revisar las leyes matrimoniales sesgados contra las mujeres. En algunos países las leyes niegan la custodia de las mujeres sobre sus hijos, así como su herencia y sus derechos en casos de muerte o divorcio.
  •   Hacer frente a todas las formas de trata de personas y de explotación de las mujeres y niñasen la prostitución y la pornografía.
  •   Luchar contra las formas de explotación y violencia contra las mujeres y niñas que han surgido como consecuencia del desarrollo de las nuevas tecnologías, especialmente las que son relacionadas con Internet y las redes sociales, tales como el acoso