El rostro cambiante de la marihuana y su marco regulador (1/3)

Manifestación para la regulación de cannabis en Montevideo (Uruguay)

En un extenso artículo muy bien documentado, el Dr. Kevin Sabet habla de la historia de la legalización del cannabis y de una industria ávida de beneficios y lista para aprovecharse con el cannabis, de un nuevo “Eldorado” de los emprendedores. El Dr. Sabet también detalla las primeras consecuencias que se pueden extraer de la legalización del cannabis, mientras denuncia las derivas, en su opinión, del uso de cannabis para fines medícales. Dada la extensión del texto del Dr. Sabet, éste será publicado en tres partes, a partir de hoy y hasta el viernes 14 de febrero

En 1979, en el apogeo del movimiento a favor de la legalización de la marihuana en los EE.UU., el representante de la Organización Nacional para la Reforma de las Leyes sobre la Marihuana (NORML) afirmó en un periódico que “Vamos a utilizar (la marihuana  de uso medicinal), como una cortina de humo para lograr una buena reputación”. Y así lo hicieron. Aunque la marihuana no iba ser legalizada en los próximos 17 años, NORML inició el largo viaje para hacer de la marihuana una sustancia más aceptada y normalizada. Luego llegaron los multimillonarios. En el periodo transcurrido desde de 1970, tres importantes financiadores – el especulador de divisas George Soros, el fundador de Progressive Insurance, Peter Lewis y el fundador de la Universidad de Phoenix John Sperling – decidieron ayudar a NORML y a otros grupos a alcanzar su objetivo final: la plena legalización de la venta de marihuana.

Dr. Kevin SabetDesde entonces, 20 estados y el Distrito de Columbia han legalizado la marihuana como "medicamento" para las personas con enfermedades debilitantes, dolor de espalda o de cabeza, o bien… te puedes hacer una idea. No parecía importar que la American Medical Association, Glaucoma Society, MS foundation or Cancer Institute no recomendasen fumar marihuana como "medicamento" (ni  para cualquier otro uso) y que despreciasen la distribución estatal de marihuana fuera del sistema farmacéutico. Los electores en esos estados, bombardeados con anuncios presentando la marihuana como una panacea, decidieron lo contrario. Y ahora, dos estados que comenzaron por la medicalización de marihuana, directamente la legalizaron.   

¿Cómo hemos llegado hasta aquí y hacia dónde vamos?

En primer lugar, está claro que la visión del pueblo estadounidense sobre el daño potencial de la marihuana es contraria al consenso científico de que el uso de la marihuana es realmente peligroso. Esto se explica porque, como con todas las drogas psicoactivas (incluyendo alcohol), sólo un pequeño número de usuarios sufren la mayor parte del daño (y consumen la mayor parte del volumen total), mientras que en la mayoría de la gente los efectos de la marihuana son benignos. Esto ha llevado a pensar que "fumar un porro no es grave". Como la mayoría de las personas que consumen marihuana no se vuelven adictas, ni presentan un riesgo para la sociedad, en la América de hoy se percibe la marihuana como una planta inofensiva. En realidad, el uso de marihuana es especialmente perjudicial para los adolescentes (y también para los adultos).[1]

Los daños relacionados con la marihuana están presentes en diferentes categorías; posibilidad de una reducción significativa en el coeficiente intelectual entre los jóvenes que abusan[2], aparición y agravación de enfermedades mentales [3], resultados pobres en el aprendizaje[4], daños pulmonares [5], y la adicción.[6] Efectivamente, las salas de emergencia reportan cada año casi cuatrocientos mil casos de ataques de pánico y episodios psicóticos agudos [7]  en relación directo con la droga cada año. La marihuana es la razón principal que motiva las demandas de tratamiento[8].

Fumar marihuana y conducir no es una buena combinación. Según un meta-análisis publicado en Epidemiological Reviews ??sobre la relación entra la marihuana y los accidentes de tráfico basado en nueve estudios realizados en las dos últimas décadas, "los conductores que dieron positivo en marihuana o bien que declararon haber usado marihuana, tienen el doble de probabilidades de estar involucrados en un accidente de tráfico."[9]

¿Qué consecuencias puede tener el estatus ilegal de la marihuana? Es sabido que la marihuana ilegal es más cara que el legal (la prohibición aumenta artificialmente los precios debido a los riesgos asociados a cualquier actividad ilegal). Si se legalizase, el precio de la marihuana disminuiría mientras que su consumo aumentaría. Los investigadores del RAND han estimado que si California hubiese legalizado la marihuana para usos recreativos en el 2010, bajo un sistema que delega el control a las municipalidades, su precio podría haber disminuido en un 80 por ciento y su uso se podría haber duplicado (aunque las proyecciones sobre el uso y el precio fueron objeto de tremendas incertidumbres).[10]

Los dos primeros gobiernos de la historia en legalizar totalmente la marihuana han sido Colorado y Washington, donde los votantes aprobaron iniciativas sobre la legalización en 2012. Ambas leyes tienen por objeto "regular la marihuana de forma similar al alcohol¨. Basándonos en el consumo de alcohol versus marihuana en estos estados, podemos hacernos una idea de cuánto podría aumentar el consumo de marihuana de legalizarse. Los adolescentes de 12 a 17 años consumen dos veces más alcohol que marihuana. Los jóvenes de 18 a 25 años, consumen tres veces más[11]. Más preocupante aún, a nivel nacional, los niños de 12 años consumieron en el 2009 seis veces más alcohol que marihuana.[12]

El Dr. Sabet  es director de Drug Policy Institute de la Universidad de Florida y profesor asistente de la Facultad de Medicina, Departamento de Psiquiatría. Junto a Patrick Kennedy, ex-miembro del Congreso de los Estados Unidos, es co-fundador del proyecto SAM (Smart Approaches to Marijuana). Kevin Sabet es también el autor de Reefer Sanity: Seven Great Myths About Marijuana (2013, Beaufort) (Siete Grandes Mitos sobre Marihuna) y es consultor para varias organizaciones internacionales estadounidenses como la ONU a través de su empresa, The Policy Solutions Lab. El Dr. Sabet es invitado regularmente a compartir su experiencia en comisiones gubernamentales y en las rubricas de opinión de los diarios de noticias más importantes.

  1. American Medical Association. (2009). Report 3 on the Council of Science and Public Health: Use of Cannabis for Medicinal Purposes; Joffe, E. & Yancy, W.S. (2004). Legalization of Marijuana: Potential impact on youth. Pediatrics: Official Journal of the American Academy of Pediatrics, 113(6);American Psychological Association. (2009). Position Statement on Adolescent Substance Abuse;California Society of Addiction Medicine. (2009). Impact of Marijuana on Children and Adolescents.; American Society of Addiction Medicine Statement Retrieved here: http://www.asam.org/advocacy/find-a-policy-statement/view-policy-statement/public-policy-statements/2012/07/30/state-level-proposals-to-legalize-marijuana.
  2. ]See Meier, M.H.; Caspi, A.; Ambler, A.; Harrington, H.; Houts, R.; Keefe, R.S.E.; McDonald, K.; Ward, A.; Poulton, R.; and Moffitt, T. Persistent cannabis users show neuropsychological decline from childhood to midlife.Proceedings of the National Academy of Sciences 109(40):E2657–E2664, 2012. Also Moffitt, T.E.; Meier, M.H.; Caspi, A.; and Poulton, R. Reply to Rogeberg and Daly: No evidence that socioeconomic status or personality differences confound the association between cannabis use and IQ decline. Proceeding of the National Academy of Sciences 110(11):E980-E982, 2013. 
  3. See for example: Andréasson S., et al. (1987). Cannabis and Schizophreia: A longitudinal study of Swedish conscripts. Lancet, 2(8574); Moore, T.H., et al. (2007).  Cannabis use and risk of psychotic or affective mental health outcomes: a systematic review. Lancet, 370(9584); Large M., et al. (2011). Cannabis Use and Earlier Onset of Psychosis: A Systematic Meta-analysis. Archives of General Psychiatry, 68(6); Harley, M., et al. (2010). Cannabis use and childhood trauma interact additively to increase risk of psychotic symptoms in adolescences. Psychological Medicine, 40(10); Lynch, M.J., et al. (2012). The Cannabis-Psychosis Link. Psychiatric Times.
  4. Yucel, M., et al. (2008). Regional brain abnormalities associated with long-term heavy cannabis use. Archives of General Psychiatry, 65(6).
  5. See for example: American Lung Association. (2012, November 27). Health Hazards of Smoking Marijuana. Retrieved from: http://www.lung.org/stop-smoking/about-smoking/health-effects/marijuana-smoke.html; Tashkin, D.P., et al. (2002). Respiratory and immunologic consequences of smoking marijuana. Journal of Clinical Pharmacology, 4(11); Moore, B.A., et al. (2005). Respiratory effects of marijuana and tobacco use in a U.S. sample. Journal of General Internal Medicine, 20(1); Tetrault, J.M., et al. (2007). Effects of marijuana smoking on pulmonary structure, function and symptoms. Thorax, 62(12); Tan, W.C., et al. (2009). Marijuana and chronic obstructive lung disease.
  6. See for example: Anthony, J.C., Warner, L.A., Kessler, R.C. (1994). Comparative epidemiology of dependence on tobacco, alcohol, controlled substances, and inhalants: Basic findings from the National Comorbidity Survey. Experiential and Clinical Psychopharmacology, 2; Budney, A.J., et al. (2008). Comparison of cannabis and tobacco withdrawal: Severity and contributions to relapse. Journal of Substance Abuse Treatment, 35(4); Tanda, G., et al. (2003). Cannabinoids: Reward, dependence, and underlying neurochemical mechanisms – A recent preclinical data. Psychoparmacology, 169(2).
  7. Substance Abuse and Mental Health Services Administration, Center for Behavioral Health Statistics and Quality. (2011). Drug abuse warning network, 2008: National estimates of drug-related emergency department visits. HHS Publication No. SMA 11-4618. Rockville, MD.
  8. Substance Abuse and Mental Health Services Administration, Center for Behavioral Health Statistics and Quality. Treatment Episode Data Set (TEDS): 2000-2010. National Admissions to Substance Abuse Treatment Services. DASIS Series S-61, HHS Publication No. (SMA) 12-4701. Rockville, MD: Substance Abuse and Mental Health Services Administration, 2012
  9. Mu-Chen Li, Joanne E. Brady, Charles J. DiMaggio, Arielle R. Lusardi, Keane Y. Tzong, and Guohua Li.  (2011). “Marijuana Use and Motor Vehicle Crashes.” Epidemiologic Reviews.
  10. Beau Kilmer, Jonathan P. Caulkins, Rosalie Liccardo Pacula, Robert J. MacCoun, Peter H. Reuter, Altered State? Assessing How Marijuana Legalization in California Could Influence Marijuana Consumption and Public Budgets, RAND, 2010. And see Kilmer, Beau , Jonathan P. Caulkins, Brittany M. Bond and Peter H. Reuter. Reducing Drug Trafficking Revenues and Violence in Mexico: Would Legalizing Marijuana in California Help?.Santa Monica, CA: RAND Corporation, 2010.
  11. State Estimates of Substance Use from the 2008-2009 National Surveys on Drug Use and Health. Substance Abuse and Mental Health Services Administration, Bethesda, Maryland, 2010.
  12. 2009 National Survey on Drug Use and Health. Substance Abuse and Mental Health Services Administration, Bethesda, Maryland, 2010.