12 de Junio – Día Mundial contra el Trabajo Infantil

,

Día Mundial contra el Trabajo Infantil 2015

Luchar contre el trabajo infantil con el arma de la educación

Con motivo del día mundial contra el trabajo infantil, el 12 de Junio, Dianova International lanza una llamada para una educación obligatoria, gratuita y de calidad con el fin de luchar eficazmente contra el trabajo infantil.

A pesar de los progresos realizados desde el principio de la década de 2000 (según la Organización Internacional del Trabajo, el número de niños que trabajan ha disminuido en un tercio), aproximadamente 120 millones de niños de 5 a 14 años se ven todavía obligados a trabajar, mientras que, en varios países, muchos de los 15-17 años hacen trabajos peligrosos o aquellos que pertenecen a las peores formas de trabajo infantil.

El 12 de junio representa una oportunidad para examinar la magnitud del trabajo infantil en el mundo y sensibilizar al público sobre la situación de decenas de millones de niños y niñas privados de su infancia y de la educación a la que tienen derecho. El Día Mundial está dedicado este año a la importancia de la educación de calidad en la lucha contra el trabajo infantil.

El término de trabajo infantil no se aplica a los pequeños trabajos que se hacen en casa o en el negocio familiar, o las actividades para ganar un poco de dinero fuera de los períodos escolares. Lo que se llama "trabajo infantil" es el conjunto de las actividades que privan a los niños de su niñez, su potencial y su dignidad, y afectan a su educación, su salud, su desarrollo físico y mental.

La desescolarisación de los niños es, de hecho, el primer responsable del círculo vicioso generado por el trabajo infantil: 

Say no to child labor

Un niño que trabaja es generalmente un niño que no va a la escuela y no tiene ningún tipo de formación. Sin educación o formación, los niños se convierten en jóvenes adultos que tienen dificultades para salir de la pobreza o conseguir un trabajo decente. Y cuando, a su vez, se hacen padres, no tienen ninguna idea de los beneficios de la educación y reproducen el mismo patrón para sus propios hijos.

Para luchar contra el trabajo infantil, es imprescindible :

  •   Intervenir rapidamente retirando los niños del trabajo e escolarizándoles (educación gratuita y obligatoria para todos, niños y niñas). No sólo porque tienen derecho a la educación, sino también porque poner fin a la marginación educativa es la mejor manera de ayudar a estos jóvenes para llegar, más tarde, a puestos de trabajo decentes;
  •   Proporcionar formaciones profesionales a los adolescentes mayores, con el fin de aumentar sus posibilidades de conseguir un mejor trabajo, al tiempo que se le ofrece educación;
  •   Promover el respeto a las legislaciones nacionales y la Convención internacional sobre los Derechos del Niño, la cual destaca "el derecho del niño a estar protegido contra la explotación económica y contra el desempeño de cualquier trabajo que compromete su educación (…)"
  •   Promover un entorno educativo y una educación de calidad a través de presupuestos adecuados y profesionales motivados, con salarios y condiciones de trabajo decentes;
  •   Tener en cuenta la vulnerabilidad de las niñas y adolescentes en materia de intervención contra el trabajo infantil. Las niñas se enfrentan vulnerabilidades específicas que pueden impedir u obstaculizar su educación: matrimonios precoces, tareas domésticas obligatorias o incluso hasta su explotación sexual comercial.