Dianova Idell Förening, Suecia

Un homenaje para Björn

Björn (derecha), con uno de los beneficiarios de Dianova

Björn Fältman, collaborador de Dianova en Suecia, falleció la mañana del 25 de octubre. Su historia comenzó en el centro de Dianova de la asociación en Cerdeña (Italia), un lugar del que siempre hablaba con pasión y en cual había dejado su marca – había plantado cientos de árboles allí, y desde entonces, este espacio lo llamaban «el bosque de Björn».

 

Durante el tiempo que permaneció en este país, había aprendido a amar no sólo a la lengua italiana, sino también a su cultura, su gastronomía, sino también su moda (era un cliente habitual de Armani). Cuando regresó a su país natal, Suecia, se unió inmediatamente al club de Italia en Suecia, y desde entonces sus vacaciones las  pasaba Italia.

Desde su regreso a Suecia, Björn se había convertido en un líder en nuestro equipo de Dianova en Suecia. Su entusiasmo, el optimismo inquebrantable fueron una inspiración para todos sus colegas, y para nuestros beneficiarios.

Le encantaba su trabajo, le gustaba ayudar a los demás. Su experiencia, su humildad y sus conocimientos siempre le permitían ser una persona de buen consejo, y cuando las dificultades venían, siempre podía superarlas y aclarar la situación. Björn tuvo una capacidad de análisis que le permitía percibir la solución detrás del muro del problema.

El consejo de administración de Dianova en Suecia, y otros responsables de DianovaBjörn siempre tenía varios proyectos en marcha, en los cuales estaba muy comprometido. Por ejemplo, había sido capaz de crear relaciones de colaboración entre el mundo universitario y Dianova; fue co-fundador, y siguió participando en diversos grupos de usuarios. A la hora de ayudar a a la gente, siempre tenía ideas nuevas.

Muchos de nosotros nunca lo olvidaremos, por su optimismo y capacidad para cumplir los más grandes desafíos: hace unas semanas asistió a una conferencia con alegría y orgullo, a pesar del estado avanzado de su enfermedad.
Lo recordaremos por su sentido del humor, su capacidad para traer alegría al trabajo. Hemos compartido muchos momentos de risa y diversión.

A pesar de la sensación de pérdida, a pesar de la tristeza, sentimos un sentimiento de alegría y paz, porque Björn era feliz, orgulloso de la vida que había vivido. En sus últimos años, compartió la amistad y el amor de Eva, su compañera, y fue capaz de recrear una relación sólida con sus hijos, de los cuales estaba muy orgulloso. Era un hombre muy querido!

Björn Fältman, Elena Goti (centro)Poco antes de irse, Björn fue al hospital y le dijo a su médico que tenía que acabar su trabajo. «Su trabajo siempre ha sido importante para tí», respondió el doctor. Björn le dijo: «Sí, pero soy importante para ellos también».

Björn, te quedarás para siempre en nuestros corazones. Ya te echamos de menos.

Cipriana y todo el equipo de Dianova en Suecia