Mi salud, mi derecho

Cada año, el Día Mundial de la Salud pretende llamar la atención sobre una de las cuestiones clave en este ámbito; este año: «Mi salud, mi derecho»

"Mi salud, mi derecho"

El Día Mundial de la Salud es una jornada mundial de concienciación sanitaria que se celebra cada año el 7 de abril, bajo el patrocinio de la Organización Mundial de la Salud (OMS), así como de otras organizaciones relacionadas – imagen: Organización Mundial de la Salud, todos los derechos reservados

Por el equipo editorial – En total, unos 140 países reconocen la salud como un derecho humano en sus constituciones. Sin embargo, en esos mismos países queda mucho por hacer para garantizar que la población tenga realmente acceso a los servicios de salud. Aún estamos muy lejos de conseguirlo. Según la OMS, unos 4.500 millones de personas – más de la mitad de la población mundial – siguen sin tener acceso a servicios esenciales de salud.

Derechos humanos amenazados

Hablar de la salud como un derecho no es sólo un concepto. El derecho a la salud y los derechos humanos conexos son compromisos jurídicamente vinculantes consagrados en los instrumentos internacionales de derechos humanos. Como tales, los países tienen la obligación legal de aplicar leyes y políticas que garanticen el acceso universal a servicios de salud de calidad que aborden las causas profundas de las disparidades, como la pobreza, la estigmatización y la discriminación.

Hoy, sin embargo, los derechos humanos nunca han estado tan amenazados. Como nos recordó el Secretario General de las Naciones Unidas en la apertura del 52º periodo de sesiones del Consejo de Derechos Humanos: «Mientras celebramos su 75º aniversario, la Declaración Universal (de Derechos Humanos) está amenazada por todas partes».

Los conflictos hacen estragos en todas partes: entre Israel y Hamás, en Ucrania, Sudán, Etiopía, Myanmar y el Sahel. La guerra trae consigo atrocidades, pérdida de vidas, sufrimiento y angustia física y mental. Por otra parte, el uso de combustibles fósiles sigue siendo el principal responsable de la crisis climática, al tiempo que nos niega el derecho a respirar aire limpio. Según la OMS, la contaminación del aire exterior e interior mata a una persona cada cinco segundos.

Respira

Los datos de la OMS muestran que 9 de cada 10 personas respiran aire con altos niveles de contaminantes. Se calcula que la contaminación atmosférica mata cada año a siete millones de personas en todo el mundo – Foto de Fabian Møller en Unsplash

El año 2023 fue el más caluroso jamás registrado, lo que provocó gigantescos incendios forestales, intensas tormentas y sequías con consecuencias devastadoras para las condiciones de vida de millones de personas. La desigualdad económica no ha hecho más que aumentar, mientras que los derechos de las mujeres y de las personas LGBT han disminuido en muchos países. Si se mantienen las tendencias actuales, se calcula que más de 340 millones de mujeres y niñas vivirán en la pobreza extrema en 2030.

Retos nuevos y diferentes

El siglo XXI ha estado marcado por grandes cambios asociados a las nuevas formas de comunicación e interacción social. Los avances tecnológicos han traído consigo nuevos retos debido a la desigual distribución de estos avances entre países, poblaciones y clases sociales. Por último, el cambio climático y medioambiental, las nuevas formas de trabajo, las crisis económicas, financieras y migratorias y la pandemia de COVID-19 también están teniendo un gran impacto negativo en la salud y la calidad de vida.

La salud mental, en particular, se ha convertido en un problema de salud mundial. Según la OMS, se ha producido un aumento significativo de ciertos trastornos psiquiátricos en todo el mundo, con consecuencias directas en la vida cotidiana de las personas y, por tanto, en su productividad y calidad de vida, mientras que las respuestas proporcionadas siguen siendo insuficientes o inadecuadas.

Afecciones como la depresión, la ansiedad y el consumo de sustancias se han intensificado como consecuencia de la pandemia. Uno de los principales retos de los próximos años será avanzar en la comprensión y el tratamiento de estas problemáticas.

El compromiso de todos

El tema del Día Mundial de la Salud 2024, «Mi salud, mi derecho», se ha elegido para poner de relieve el derecho de todos, en todas partes, a tener acceso a servicios de salud, educación e información de calidad, así como a agua limpia, aire puro, nutrición adecuada y condiciones ambientales y laborales decentes. Sin embargo, es poco probable que una campaña internacional consiga quitar el sueño a los autócratas del mundo y, en general, a todos aquellos que violan los derechos humanos a diario.

Las causas asociadas a estos abusos de los derechos humanos trascienden las fronteras y no pueden ser resueltas por gobiernos bienintencionados que actúen en solitario. La respuesta a estas amenazas debe basarse en los principios universales e internacionales del Estado de derecho y los derechos humanos, principios fundados en historias humanas compartidas y aceptados por las naciones del mundo hace 75 años.

Los derechos humanos están siendo amenazados y cuestionados en todo el mundo. Sin embargo, este marco sigue siendo la única hoja de ruta que tenemos para construir sociedades inclusivas y hacer frente a los retos globales que amenazan a la humanidad.