El presidente chileno visita el centro de San Bernardo

El pasado once de mayo, el Sr. Sebastián Píñera, Presidente de la República de Chile, junto al ministro del Interior y Seguridad Pública, Rodrigo Hinzpeter, y la secretaria ejecutiva del Consejo Nacional para el Control de Estupefacientes (CONACE), Francisca Florenzano, eligió el centro San Bernardo de Dianova, para presentar la nueva Estrategia Nacional 2011-2014 de prevención y tratamiento de drogas ilícitas y alcohol. El presidente estaba acompañado de madres que se rehabilitan junto a sus hijos en la Comunidad Terapéutica “Dianova” de San Bernardo – las fotos del evento en Flickr

No queremos ni vamos a permitir que la gente conduzca bajo estado de ebriedad. Si bebe, no conduce; si conduce, no bebe. Y eso lo vamos a implementar con mucha fuerza y convicción” – S. Piñera

La nueva Estrategia Nacional guiará todas las acciones y políticas que el gobierno chileno emprenderá en esta materia durante los próximos cuatro años, y abordará en conjunto la prevención y tratamiento de drogas ilícitas y alcohol, respecto del cual se espera una baja en el consumo de adolescentes y en población general, además de reducir los accidentes de tránsito asociados a su uso excesivo.

La secretaria ejecutiva de CONACE, Francisca Florenzano, destacó el desarrollo de esta Estrategia, por cuanto “nace del trabajo conjunto de los equipos de CONACE, otros organismos del Estado y la contribución de la ciudadanía que participó activamente en la Consulta Pública realizada durante 2010 para conocer su opinión sobre distintos temas relacionados con la prevención y tratamiento de drogas y alcohol”.

El presidente Piñera, con las madres de San Bernardo

La comunidad terapéutica «San Bernardo» de Dianova en Chile atiende a mujeres con consumo problemático de sustancias, quienes son acogidas con sus hijos como parte del programa de tratamiento que CONACE desarrolla específicamente en población femenina. El programa tiene como objetivo la autonomía, el respecto de uno mismo, y permite a las mujeres de cuidarse, de volver a conectar con su círculo familiar, de fortalecer los vínculos entre madre e hijo/a, y de ampliar su red de apoyo para fortalecer sus factores de protección, con una perspectiva de reintegración social.

Objetivos específicos de la Estrategia

Respecto a las sustancias ilícitas, se establecen las siguientes metas de carácter nacional al 2014:

–    Reducir en 15% el consumo anual de marihuana en población escolar
–    Reducir en 15% la prevalencia anual de consumo de pasta base*
–    Reducir en 10% la prevalencia anual de uso de cocaína en población escolar

Francisca Florenzano agregó que la incorporación de la problemática del alcohol abre nuevos desafíos para CONACE, en cuanto a “evitar el consumo problemático de esta sustancia y los riesgos asociados a ello, especialmente los accidentes de tránsito, para lo cual promoveremos una cultura de sana convivencia con el alcohol, junto a fuertes medidas legislativas y administrativas que ayuden en tal sentido” (disminuir la disponibilidad de bebidas alcohólicas, reducir los niveles de alcohol permitido en la sangre para la conducción de vehículos motorizados, etc.)

Al respecto, las metas concretas a cumplir en el ámbito del alcohol, son las siguientes:

–    Reducir en 15% el consumo anual de alcohol en población escolar
–    Reducir en 15% el consumo anual de alcohol en población mayor de 18 años
–    Reducir en 20% los accidentes de tránsito vinculados al consumo de alcohol en población general

“Ningún chileno ni chilena puede dormir tranquilo sabiendo que en nuestro país, el consumo de drogas, cocaína y marihuana, nos pone en el primer lugar de América Latina»

Modelo de acción

El presidente Sebastián Piñera

El presidente Sebastián Piñera

Para cumplir los objetivos propuestos, la Estrategia presenta un modelo de acción que cuenta con dos ejes: Chile Previene y Chile Recupera. El primer eje centrará su prioridad en niños y adolescentes, como así también en personas en situación de mayor vulnerabilidad y se desarrollará principalmente en los ámbitos de la escuela, el trabajo y la comunidad. El segundo eje considera la rehabilitación y la integración, a través de un Sistema Integral de Recuperación, que considera la consolidación del Sistema Nacional de Tratamiento, de acuerdo a las necesidades existentes en la red de centros públicos y privados disponibles, además de intervenciones breves en atención primaria y escuelas y detección precoz. Junto a ello, se busca facilitar que las personas puedan continuar su proceso de recuperación a través de la oferta programática de integración social, que atenderá diversos aspectos, tales como la recuperación de sus lazos familiares, el acceso y permanencia en un empleo, el contar con una vivienda, entre otros aspectos.