Dianova abordó el estigma en la CND

El 18 de marzo, Kenneth Arctander representó a Dianova International como orador en un evento paralelo titulado “Abordando el estigma: continuando el debate

estigma en la CND

Los periodistas deberían evitar el uso de conceptos estigmatizantes que vinculen “el problema de las drogas” con la violencia, el crimen, el narcotráfico y la pobreza, dijo Arctander

El evento paralelo fue organizado por ONUDD, el Ministerio de Salud de Noruega, el gobierno de Canadá, la República del Uruguay, la República de Estonia, el Comité de ONG sobre Drogas de Viena, el Comité de ONG sobre Drogas de Nueva York, el Centro Canadiense sobre Dependencias y Uso de Sustancias (CCSA,por sus siglas en inglés) y la Asociación Comunitaria de Apoyo entre Pares para las Adicciones (CAPSA, siglas en inglés).

El evento fue presidido por Rita Notarandrea de CCSA y Gord Garner de CAPSA. Miwa Kato, director de las divisiones de operaciones de ONUDD, y Gilberto Gerra, jefe del Departamento de Prevención a las Drogas y Salud de la ONUDD realizaron comentarios de apertura sobre el estigma. Kato celebró los esfuerzos realizados para abordar el estigma en la última CND y Gerra enfatizó que debemos disipar la ignorancia y reemplazar el enfoque moralista por un modelo científico.

Kenneth Arctander fue elegido como representante de la ONG por el Grupo de Trabajo de la Sociedad Civil sobre Drogas. Presentó la campaña de Dianova International #QuitStigmaNow para concientizar sobre las devastadoras consecuencias físicas y psicológicas del estigma entre personas que sufren trastornos por el uso de sustancias o adicciones conductuales. La campaña se proponía destacar cómo las personas con trastornos de adicción pueden ser estigmatizadas y discriminadas en diversos entornos determinados, centrándose en los medios de comunicación, los ámbitos sociales y de atención sanitaria y en el trabajo. La campaña se lanzó en 13 países alrededor del mundo y llegó a aproximadamente 3 millones de personas a través de los medios de comunicación y las redes sociales.

Kenneth manifestó que Dianova International estaba preocupada por los altos niveles de ostracismo, estigmatización y auto-estigmatización experimentados por las personas en los servicios de atención sanitaria. Estas experiencias son particularmente perturbadoras, ya que provienen de quienes tienen la misión de asistirlos. Entre otros motivos, las personas no buscan tratamiento por miedo a ser etiquetadas como “adictas”; o pueden llegar a recibir atención sanitaria de calidad inferior a la normal. El tratamiento de adicciones debe realizarse a través de una red de servicios que trabajen en estrecha cooperación para satisfacer las necesidades de los beneficiarios y ayudar a reducir el estigma. Esta red debería procurar proveer información adecuada, involucrar a los usuarios de los servicios en todas las fases del tratamiento, fortalecer la autoestima y trabajar para aumentar la conciencia sobre trastornos de consumo de drogas en la sociedad. Especialmente, hay una necesidad de contrarrestar las ideas de que las personas con trastornos de uso de sustancias son violentas e inmorales.

Estigma adicciones

¡Las palabras que usamos tienen importancia! Elegir las palabras que usamos con más cuidado es una de las maneras en que podemos hacer una diferencia y ayudar a disminuir el estigma de la adicción.

Arctander recomendó que los medios de comunicación cambien el lenguaje al referirse a las adicciones o las personas con trastornos de uso de sustancias. Lo que se dice en los medios de comunicación tiene un enorme impacto en cómo se perciben y cómo los ve la sociedad. Ante todo, los periodistas deberían evitar el uso de conceptos estigmatizantes que vinculen “el problema de las drogas” con la violencia, el crimen y el narcotráfico. Deberían evitar los tonos alarmantes y los estereotipos, e intentar describir más objetivamente la adicción sin juzgarla moralmente. También deberían enfatizar las circunstancias que desencadenan los trastornos por uso de sustancias, como factores sociales y familiares, la presión social, la desigualdad y las experiencias traumáticas.

 

El director de políticas del gobierno noruego, Torbjørn Brekke, apoyó el impulso para acabar con el estigma de los consumidores de drogas. Brekke habló sobre la experiencia de Noruega escuchando a personas que sufrieron trastornos por el uso de sustancias, y afirmó que ha fortalecido a Noruega y reducido los prejuicios. Concluyó afirmando que “acabar con el estigma empieza conmigo”.

Diego Olivera representó a Uruguay y al Instituto para la Regulación y Control del Cannabis. Enfatizó la necesidad de hablar abierta y objetivamente sobre el consumo de sustancias, centrándose particularmente en el cannabis, ya que Uruguay legalizó y reguló el cannabis. Olivera dijo que basado en la implementación del documento final de la UNGASS (por sus siglas en inglés), la política de drogas debe centrarse en las personas y debe tener un fuerte enfoque en los derechos humanos y la salud pública. Subrayó la necesidad de esforzarse para lograr el cambio y que debemos desarrollar herramientas potentes para hacerlo. Deberíamos cambiar la redacción y reformular las leyes. En el primer artículo de la ley uruguaya sobre el cannabis, el lenguaje indica que la regulación del cannabis es necesaria para promover la salud pública y los derechos humanos. Enfatizó que debemos cuidarnos de usar términos que nos lleven a la estigmatización y hacer que la información esté disponible para todas las personas.

Ain Peil, representante del gobierno de Estonia, se centró en la aplicación de la ley en relación al asunto. Una de las partes involucradas más significativas y que en algunos casos es vista como la profesión que crea el estigma es la policía, quien puede participar en la reducción del mismo. Peil nos instó a implementar sistemas de referencia y diferentes programas que ayuden a los usuarios de drogas a ponerse en contacto con los servicios sociales y de salud en lugar del uso de penas carcelarias. Recomienda que la policía se involucre, abogando por los problemas y soluciones, para incluir a personas bajo un mismo grupo e incluir a las diferentes partes interesadas.