Día Internacional contra el Uso Indebido de Drogas

, ,

Para conmemorar el Día Internacional contra el Uso Indebido de Drogas, veamos el impacto del Covid-19 en los servicios de adicción y en las personas que utilizan drogas

Día International contra el uso indebido de drogas y el trafico ilícito

A pesar de circunstancias difíciles, nuestros profesionales han desempeñado sus funciones con integridad, proporcionando a los más vulnerables el asesoramiento y el apoyo adecuados – Imagen: Día International contra el uso indebido de drogas y el trafico ilícito

Por Lucía Goberna – La celebración del Día Internacional contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas de este año, el 26 de junio, es sin duda especial. Uno que no olvidaremos.

Durante los últimos cuatro meses, nos hemos visto completamente afectados por la pandemia de Covid-19. Nunca podríamos haber previsto una situación tan surrealista. Mientras el Covid-19 sigue expandiéndose en algunas partes del mundo, otros países se están recuperando de la pandemia y temen una segunda ola. Todas las personas están ahora tratando de vivir en este nuevo mundo de distanciamiento físico, incluyendo las personas que consumen drogas.

Desafíos para los servicios de adicción

Hemos tenido algo de tiempo para examinar el impacto de la pandemia en los servicios de adicción y en las personas que los utilizan, especialmente en Europa.

Como se señala en un estudio del Observatorio Europeo de Drogas y Toxicomanías[1] (OEDT), se ha producido un marcado descenso general en la disponibilidad de los servicios de adicción y en el número de personas que buscan ayuda en Europa.

Los servicios de tratamiento de adicciones se han enfrentado a enormes desafíos en el marco de la pandemia del Covid-19. Entre otros: el acceso a equipos de protección personal para sus profesionales, la admisión de clientes potencialmente infectados, la gestión de las crecientes demandas de tratamiento de sustitución y los problemas asociados con la escasez de personal.

Los profesionales de adicciones han visto sus condiciones de trabajo muy dificultadas en un momento en que los servicios de prevención, tratamiento, reducción de daños y reintegración en el ámbito de las adicciones son más necesarios que nunca.

Los trastornos por consumo de sustancias son condiciones que ponen en peligro la vida de millones de personas. Sin embargo, muchos servicios de adicción han tenido que limitar el alcance de sus servicios, o incluso cerrar algunos programas, debido a las estrictas limitaciones.

Respuestas innovadoras y flexibles

No obstante, esos servicios se han adaptado rápidamente a la situación, proporcionando respuestas innovadoras y flexibles. Ejemplo de ellos es que cuando ha sido posible, los encuentros personales en persona han sido sustituidos en gran medida por la telemedicina (por teléfono o vídeo).

Como se demostró en el estudio del OEDT, los proveedores de tratamiento de sustitución de opiáceos (TSO) tuvieron que actuar con rapidez y cambiar la forma en que lo proporcionaban. Lo han hecho tanto para asegurar el acceso a las medicaciones para los que ya están en tratamiento como para responder a las nuevas demandas. Por ejemplo, en varios países se han desplegado servicios móviles de TSO y nuevos programas de bajo umbral para garantizar el acceso al tratamiento de las personas más vulnerables. Además, algunos países han flexibilizado las reglamentaciones sobre los TSO para llevar a casa, a fin de reducir el número de visitas a los médicos y servicios que los prescriben.

A pesar de la disminución general de la búsqueda de ayuda y de la disponibilidad de servicios, los expertos en reducción de daños informaron de un aumento de la demanda entre sus grupos de beneficiarios. Algunas de las razones incluían un aumento de las solicitudes de apoyo social (alojamiento, alimentación, higiene, ingresos) de parte de poblaciones especialmente vulnerables. Así como la necesidad de acceder a TSO de bajo umbral debido a la escasez de suministros de opiáceos.

Según el Director del OEDT, Alexis Goosdeel, la innovación y la flexibilidad de los servicios para la adicción ha sido «muy importante y positiva»[2]. Estas experiencias enriquecedoras se aplicarán probablemente una vez que la emergencia del Covid-19 termine.

Tendencias fuera de Europa

Si bien el estudio del OEDT se refiere a Europa, hemos visto patrones similares en otras regiones donde opera Dianova. En los Estados Unidos, por ejemplo, el Foro de Políticas de Adicción realizó un estudio piloto para comprender mejor el impacto del Covid-19 en las personas con trastornos por consumo de sustancias.

Los resultados muestran que más de uno de cada tres (34%) de los encuestados (1.079 personas) informó de cambios o interrupciones en el acceso a los servicios de tratamiento o de apoyo para la recuperación, y que el 14% no pudo recibir los servicios que necesitaba.

La situación en los centros Dianova

Como proveedora de servicios para las adicciones, Dianova ha experimentado estos retos de primera mano. En muchos de los países en los que opera nuestra red, las autoridades han sido capaces de dar un escaso apoyo a los servicios de adicción.

 

Estas medidas incluyen el cierre del acceso a los programas para nuevos beneficiarios (o la limitación del acceso a los pacientes examinados o en cuarentena), la reducción de las actividades de grupo dentro de las instalaciones y el seguimiento y tratamiento de los beneficiarios por vía telemática cuando fuese posible.

A pesar de estas difíciles circunstancias, nuestros profesionales han desempeñado sus funciones con integridad, proporcionando a los más vulnerables el asesoramiento y el apoyo adecuados.

Los servicios de adicción son esenciales

El 26 de junio es la ocasión perfecta para dar un paso adelante y exigir que la adicción se considere a la par de otras enfermedades. Es esencial prevenir y tratar los trastornos de uso de sustancias y otras adicciones. ¡Por lo tanto, los servicios de adicción deben ser financiados adecuadamente!

En caso de que se produzca otra crisis de esta naturaleza, el sistema de salud pública no debería olvidar los servicios de adicción. Los trastornos por uso de sustancias y otras  adicciones son una cuestión de salud pública y los servicios de adicciones deben considerarse como servicios esenciales.

Hoy, más que nunca, por favor únase a la campaña #AddictionServicesAreEssential y difunda el mensaje!


 

[1] Impact of Covid-19 on drug services and help-seeking in Europe – EMCDDA trendspotter briefing, May 2020

[2] Presentación del director del OEDT, Alexis Goosdeel, ante la Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior del Parlamento Europeo sobre el impacto de COVID en la situación de las drogas en Europa: enlace al vídeo (De 9:39′)