¡EMPODERAR A LA MUJER, EMPODERAR A LA SOCIEDAD!

Adicciones y violencia de género a menudo van de la mano, afectando gravemente la salud mental, física y emocional de las mujeres que se encuentran en esa situación.

La campaña de Dianova tiene como objetivo enfatizar esta relación, así como la importancia del empoderamiento de las mujeres como herramienta para poner fin a la violencia y al estigma.

Lanzada inicialmente el Día Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas, el  26 de junio, la campaña continua a partir del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, 26 de noviembre, hasta el 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos, con especial énfasis en mostrar la relación entre la violencia contra las mujeres y el abuso de sustancias.

Violencias y adicciones

En las últimas décadas, varios estudios han demostrado la estrecha relación que existe entre el abuso del alcohol y otras drogas y la violencia de género. Estas problemáticas tienen un impacto cada vez mayor en la salud mental, física y emocional de las mujeres afectadas.

Las relaciones entre estos factores forman parte de un círculo vicioso: por un lado, el consumo de sustancias por parte de las mujeres aumenta el riesgo de ser víctimas de la violencia por parte de sus parejas y, por otro, el consumo de sustancias representa una estrategia para hacer frente a la violencia. Además, se observa que las tasas de violencia física y sexual que han sufrido las mujeres en tratamiento de adicciones son muy elevadas, oscilando entre el 40% y el 70%.

El vídeo de la campaña

El vídeo muestra la vida de una adolescente que, debido a sus experiencias negativas, se pierde en una espiral de adicción y violencia. Su objetivo es destacar los problemas específicos a los que se enfrentan las niñas y mujeres con trastornos por consumo de sustancias, así como la importancia de su empoderamiento como herramienta para poner fin a la violencia y el estigma al que se enfrentan.

La situación

El número de mujeres que acceden a programas de tratamiento por trastornos de consumo de sustancias sigue siendo muy bajo a pesar de la creciente prevalencia de mujeres afectadas. Además, aquellas que logran iniciar un programa de tratamiento generalmente tienen una estadía más corta que los hombres y, después de completar el tratamiento, están expuestas con mayor frecuencia a recaídas.

Además de experimentar problemas de salud física y mental, estas mujeres suelen ser víctimas de violencia o tienen antecedentes de violencia física y sexual. También tienen que lidiar con sistemas de apoyo social negativos o inadecuados, ingresos económicos insuficientes, desempleo, inestabilidad de la vivienda y problemas con la justicia. Además de esto, las mujeres que acuden a tratamiento a menudo se encuentran en un ambiente masculinizado, diseñado por y para hombres, que no atiende a sus necesidades específicas.

Vínculos entre violencia de género y adicción

  • El uso de sustancias (principalmente alcohol y medicamentos) es una forma de anestesiar o disociarse para aguantar la violencia sufrida dentro de la pareja. El uso de sustancias es, por lo tanto, una consecuencia de esta violencia;
  • La presencia de la adicción al alcohol en la pareja[1] conduce a un mayor nivel de violencia íntima (el alcohol afecta las funciones cognitivas y reduce la capacidad de resolver conflictos sin violencia; puede exacerbar las dificultades familiares que generan conflictos);
  • El uso de sustancias psicotrópicas ilícitas (heroína, cocaína, etc.) requiere que las mujeres frecuenten entornos a menudo violentos (violencia física y psicológica, chantaje sexual);
  • El uso de drogas psicotrópicas altera el estado de conciencia, aumentando la asunción de riesgos y reduciendo el control sobre una situación dada, lo que en particular favorece la violencia sexual;
  • Las mujeres con comportamientos adictivos parecen más vulnerables, lo que puede dar lugar a amenazas físicas, psicológicas o sexuales y a violencia contra ellas;
  • El sentimiento de culpabilidad de las madres que consumen sustancias puede verse agravado por los reproches de sus parejas abusivas (el argumento de la «mala madre» es utilizado a menudo por los autores de la violencia);
  • Las mujeres con comportamientos adictivos que sufren violencia de sus parejas suelen estar más aisladas, lo que reduce su capacidad de buscar o recibir tratamiento para su problema de adicción.

[1] Organizacion Mundial de la Salud: Intimate partner violence and alcohol – accessed Nov. 2019

¿Por qué la campaña ‘Human Empowerment’?

Dianova estima que existe una necesidad urgente de crear más conciencia sobre los problemas específicos que afrontan las mujeres cuando se enfrentan a trastornos de consumo de sustancias, incluido el estigma, las especificidades de género, la violencia y los obstáculos al tratamiento y la reintegración social. La campaña está basada en el concepto de Human Empowerment (Empoderamiento Humano), poniendo de manifiesto la necesidad de empoderar a las mujeres afectadas para que se puedan beneficiar de servicios adaptados.

Objetivo general

El objetivo principal de la campaña es sensibilizar sobre la necesidad de que se produzcan cambios en las personas afectadas y decidan pedir ayuda y para que los gobiernos, empresas, fundaciones u otros, pongan los medios necesarios para que esto suceda, a través del apoyo económico destinado a proyectos/programas de la Red Dianova, o también a través de otro tipo de colaboraciones y/o aportaciones.

Público objetivo

  • Tomadores de decisiones – instituciones, gobiernos, ministerios en posiciones clave con poder decisorio para llevar a cabo cambios.
  • Fundaciones privadas – relacionadas con el tema de la campaña y aquellos que tienen experiencia con la financiación de las causas relacionadas.
  • Empresas – tener planes de igualdad de género en el lugar de trabajo, involucrados y sensibilizados con el tema y trabajando en los ODS.
  • Personas con trastornos de uso de sustancias y sus familias – personas con TUS u otro trastorno adictivo que necesitan ayuda y sus familiares que necesitan apoyo para acompañar al primero en su proceso de cambio.

Recursos

Materiales de la campaña – Fase 3

Descargar imágenes en varios idiomas y tamaños

Compartir la campaña

facebook-logo-blue

Únete a la campaña #HumanEmpowerment

Hacer un donativo, apoyar la campaña