Campaña 'Human Empowerment'

Dianova quiere promover el tratamiento de las adicciones desde una perspectiva integral del desarrollo individual, y poner de manifiesto cómo se entrelazan las adicciones y el género

Con motivo del Día internacional contra el uso indebido y el tráfico de drogas, Dianova lanza la campaña «Human Empowerment”.  El propósito de la campaña es crear conciencia sobre la necesidad de promover servicios de tratamiento de adicciones basados en una perspectiva global de empoderamiento y desarrollo individual, e integrando una perspectiva de género.

Concepto de ‘Empoderamiento humano’

Dianova cree que los derechos de las niñas y las mujeres son derechos humanos fundamentales y que existe una necesidad urgente de crear más conciencia de los problemas específicos que afrontan las mujeres cuando se enfrentan a trastornos del consumo de sustancias, incluido el estigma, las especificidades de género, la violencia y los obstáculos al tratamiento y la reintegración social.  Esta es la razón por la que la campaña se centrará en poner de manifiesto cómo se entrelazan las adicciones y el género a través del paraguas de un único concepto, Empoderamiento Humano.

Bajo el paraguas de Empoderamiento Humano o «Human Empowerment», la campaña se desarrollará a lo largo del resto del año utilizando un enfoque de tres bloques sucesivos:

Recuperar la capacidad de elegir, abrazar la vida

Todo el mundo puede estar afectado por las adicciones. Independientemente del género, la raza o el estatus social, nadie puede decir que nunca tendrá que lidiar con un trastorno de uso de sustancias o una adicción comportamental como el juego patológico. Las adicciones pueden conducir a un mundo de dolor. Tomar drogas es una elección personal, pero la adicción nunca lo es. Como dice la ciencia, «la adicción es una condición cerebral crónica, recurrente, caracterizada por la búsqueda y el uso compulsivo de una sustancia o actividad, a pesar del conocimiento de sus consecuencias perjudiciales».

Lograr el empoderamiento a través de habilidades de vida

Debemos tener en cuenta las necesidades específicas de las mujeres y de los colectivos LGBTI en los programas de tratamiento y post-tratamiento; por ejemplo, las mujeres responden y se adhieren mejor al tratamiento si se incluyen en la psicoterapia y el asesoramiento grupal. La educación sexual y la planificación familiar, así como el diagnóstico de la comorbilidad psiquiátrica, los trastornos alimentarios y los traumatismos relacionados con el abuso sexual y la violencia son cuestiones prioritarias que deben integrarse en la agenda de tratamiento para las mujeres.

Empoderamiento: recuperar el control de su vida

Empoderar a mujeres y niñas en todos los programas y trabajar en la incidencia política hará crecer la economía y beneficiará a las sociedades y a la humanidad en general. Con acciones constantes en la igualdad de género, cada parte del mundo puede progresar hacia el desarrollo sostenible en 2030, sin dejar a nadie atrás.

La situación

Los prejuicios y el estigma social que recaen sobre las mujeres consumidoras retrasan el proceso de desintoxicación. Por un lado, se las señala por ser consumidoras y tener una adicción y, además, por no cumplir el mandato de género y los roles familiares que se le presuponen (doble estigma). A la hora de hacer frente a esta situación este estigma les afecta en mayor medida. Además, las mujeres y personas LGBTI  con problemas de adicción a las drogas son a menudo invisibilizadas. En las áreas de atención a las drogas se parte generalmente de una perspectiva androcéntrica que no contempla todas las necesidades, provocando barreras de acceso: sólo una de cada 5 personas que acuden son mujeres.

Las mujeres enfrentan problemas únicos

Cuando se trata del consumo de sustancias y la adicción, las mujeres enfrentan problemas únicos que están influenciados principalmente por el sexo (diferencias basadas en la biología) y el género (diferencias basadas en roles culturalmente definidos para hombres y mujeres). Estudios de investigación sobre el consumo de sustancias y trastornos de adicción han encontrado que:

  • Las mujeres describen razones diferentes de los hombres para el uso de drogas, incluyendo el control de peso derivado de la fuerte presión de estándares de belleza, la lucha contra el agotamiento debido a la doble jornada laboral, la asunción de los cuidados de los demás sobre todos los niños/as o personas mayores a cargo, generando un consumo más importante de fármacos legales.
  • La mayoría de las mujeres usan sustancias de manera diferente a los hombres, por lo que consumen cantidades más pequeñas de sustancias por menos tiempo antes de volverse dependientes.
  • Las mujeres que acuden a programas de tratamiento pueden experimentar una mayor sensación de malestar y desmotivación al no tenerse en cuenta sus necesidades; además, son más propensas a recaer después de la finalización del tratamiento debido a una falta de apoyo social, problemas económicos o por seguir en el círculo de violencia.
  • Las mujeres que usan drogas también pueden experimentar más efectos físicos en el corazón y los vasos sanguíneos.
  • Las mujeres pueden tener más probabilidades de acudir a la sala de urgencias o morir por sobredosis u otros efectos de ciertas sustancias debido a la invisibilización de los consumos, los cuales pasan a ser detectados cuando llevan tiempo instaurados y conllevan mayor tiempo para la recuperación.
  • Las mujeres que son víctimas de la violencia de género tienen un mayor riesgo de consumo de sustancias.
  • El divorcio, la pérdida de la custodia de los hijos o la muerte de un compañero o hijo pueden desencadenar el consumo de sustancias de las mujeres u otros trastornos de salud mental debido a la socialización de género y el fuerte mandato social del cuidado a los demás.

Llamada a la acción para programas con perspectiva de género

Los problemas de las barreras de las mujeres para acceder a los programas de tratamiento de adicciones, el estigma asociado con su condición y su necesidad de modalidades específicas de tratamiento han sido ampliamente no reconocidos y poco financiados. Hay una necesidad urgente de reconsiderar los programas de tratamiento de adición y de implementar servicios que abordan de manera efectiva y exhaustiva las complejas necesidades de las mujeres con trastornos de uso de sustancia y sus hijos. Además, consideramos que se debería dar la máxima prioridad a sensibilizar a la opinión pública y a los profesionales sanitarios para que proporcionen a las mujeres las mismas normas de tratamiento a las que tienen derecho los hombres.

Dianova aboga por la implementación de modalidades específicas, incluyendo programas de tratamiento integrado que ofrecen una amplia gama de servicios que incluyen tratamiento de adicciones, asesoramiento para padres, vinculación de servicios, vivienda, asistencia legal y trabajo y la formación profesional. Además, estos programas deben adaptarse culturalmente y ofrecer modalidades tales como programas separados para las mujeres, aceptación de los niños y atención a las mujeres embarazadas.

Impacto en los Objetivos de Desarrollo Sostenible

ODS 5: lograr la igualdad de género & empoderar a todas las mujeres y niñas : La igualdad de género en 2030 requiere una acción urgente para eliminar las muchas causas profundas de la discriminación que todavía restringen los derechos de las mujeres en las esferas privadas y públicas.

ODS 3: asegurar vidas sanas & promover el bienestar para todos en todas las edades:El ODS 3 tiene como objetivo 4 y 5 centrarse en la promoción de la salud mental y el bienestar y en el fortalecimiento de la prevención y el tratamiento del abuso de sustancias, incluido el abuso de estupefacientes y el uso nocivo del alcohol.

ODS 10: reducir la desigualdad dentro y entre los países: Para las mujeres y las niñas, las desigualdades de género tienen consecuencias en sus ingresos económicos, así como para otras necesidades fundamentales, como la salud y la educación. Es necesario el análisis interseccional de como este eje actúa con otros posibles ejes de vulnerabilidad como los relacionados con la edad, la diversidad funcional, la etnia, la migración, el estado económico, etc.

Público objetivo

  • Tomadores de decisiones – instituciones, gobiernos, ministerios en posiciones clave con poder decisorio para llevar a cabo cambios.
  • Fundaciones privadas – relacionadas con el tema de la campaña y aquellos que tienen experiencia con la financiación de las causas relacionadas.
  • Empresas – tener planes de igualdad de género en el lugar de trabajo, involucrados y sensibilizados con el tema y trabajando en los ODS.
  • Personas con trastornos de uso de sustancia y su familia – personas un trastorno adictivo que necesitan ayuda y sus familiares que necesitan apoyo para acompañar al primero en su proceso de cambio.
  • Comunidad educativa – escuelas primarias y secundarias, universidades, docentes y estudiantes. Escuelas que han desarrollado programas de prevención de adicciones.

Concepto creativo

Dianova International y las organizaciones miembros que participan en la campaña utilizarán una serie de 17 imágenes que incluyen los logos de ‘Human Empowerment’ y Dianova, junto con mensajes específicos. Estas imágenes se difundirán en nuestro sitio web y en las redes sociales durante el resto del año.

Esta acción se dividirá en dos bloques principales:

  1. Bloque uno: sensibilización
  2. Bloque dos: promover la acción

Recursos

Materiales de la campaña

Imágenes y mensajes para utilización en redes sociales

Por favor, descargar el ‘social media kit’ para acceder a los diferentes mensajes de la campaña

Descargar las imágenes en varios idiomas y en alta definición

Compartir la campaña

facebook-logo-blue

Participar en la campaña #HumanEmpowerment

Hacer un donativo, Apoyar la campaña,