Contribución sobre los retos identificados en la Declaración Ministerial de 2019

Contribución de la ONG Dianova sobre los retos identificados en la Declaración Ministerial de 2019 de cara al proceso preparatorio de marzo de 2024

Vienna, CND67

La siguiente contribución figura en la documentación del 67º período de sesiones de la Comisión de Estupefacientes (CND), en el sitio web de la ONUDD

Contribución al desafío

Evolución positiva en los últimos años

  • Mayor visibilidad de la necesidad de proporcionar servicios de tratamiento basados en un enfoque de salud pública y derechos humanos. Importancia significativa del reconocimiento de «la falta y desigualdad de acceso al tratamiento y a la reducción de daños» como un reto en materia de derechos humanos, como mencionado en el informe del Alto Comisionado de Derechos Humanos titulado «Los retos de los derechos humanos al abordar y enfrentar todos los aspectos del problema mundial de las drogas» presentado en el 54º periodo de sesiones del Consejo de Derechos Humanos – leer el artículo
  • Entendimiento del tratamiento centrado en la persona, con el objetivo de responder a diferentes necesidades y ritmos con diferentes programas y modalidades dentro de un continuo de atención, así como un mayor reconocimiento de la importancia de los servicios de reducción de daños.
  • Mayor reconocimiento de la necesidad de integrar la perspectiva de género en las políticas y servicios en materia de drogas (lo que debería traducirse en acciones concretas sobre el terreno).
  • Innovaciones derivadas de las respuestas al COVID-19: mayor flexibilidad en la prescripción de metadona y reconocimiento del apoyo comunitario.

 

Evolución negativa en los últimos años que requiere mayor atención

  • Como muestran los últimos datos del Informe Mundial sobre las Drogas 2023, no hay suficientes programas de tratamiento de la drogodependencia disponibles para hacer frente a la demanda. Muchos servicios se han visto seriamente afectados por las restricciones presupuestarias de la era post-COVID. A pesar de que los servicios de atención a la demanda de drogas se consideran cada vez más desde una perspectiva de salud pública, estos mismos servicios siguen sin considerarse esenciales en muchos países, lo que posiblemente socava su funcionamiento, sostenibilidad y estabilidad. Los servicios de tratamiento de la drogodependencia suelen estar infrafinanciados, lo que se traduce en una falta de recursos, personal especializado y programas adecuadamente adaptados a la situación actual.
  • Las opciones de tratamiento no sólo son escasas y no están fácilmente disponibles, sino que muchos lugares presentan largas listas de espera en los servicios de atención primaria, incluyendo la desintoxicación y la admisión temprana al tratamiento, mientras que los programas especializados son notoriamente de difícil acceso.
  • Dianova ha sido testigo de la falta de apoyo que se ha concedido a los servicios residenciales por parte de las autoridades públicas. Aunque hoy en día se ofrecen más servicios ambulatorios, lo cual es un paso muy positivo, es importante permanecer vigilantes ante el hecho de que los servicios residenciales son cruciales para un segmento de la población que no responde eficazmente a los servicios ambulatorios, y por lo tanto es necesario garantizar dichos servicios. La lógica económica no debe ser el único principio rector para asignar fondos a las distintas metodologías de tratamiento.
  • Existe una laguna importante en lo que respecta a la prestación de servicios de reinserción. Esta laguna pone en peligro la eficacia de los servicios de tratamiento. En definitiva, debería haber una mayor coordinación entre los servicios, incluidos los dedicados a la salud mental, la violencia de género y las personas sin hogar, entre otros.
  • La prevención, como campo esencial y probado de la reducción de la demanda de drogas, merece una mayor consideración e inversión. Este campo de trabajo tiene un impacto directo en las cuestiones relacionadas con la salud y debería reforzarse, teniendo en cuenta la nefasta realidad y las proyecciones futuras sobre el consumo de drogas.
  • El estigma asociado al uso de drogas – especialmente dirigido a las mujeres  – persiste a todos los niveles. Se ha demostrado que el estigma de las adicciones impide a muchas personas buscar tratamiento o solicitar apoyo. Es fundamental abordar esta cuestión, dedicando esfuerzos especiales a eliminar el estigma entre los profesionales de salud.

 

Recomendaciones de Dianova

  • Es necesario hacer más para mejorar y ampliar la oferta de tratamiento de la drogodependencia en todo el mundo, en particular promoviendo modelos de financiación sostenibles para los servicios de reducción de la demanda.
  • Promover la aplicación de una perspectiva de género en los servicios sobre el terreno y fomentar el desarrollo de servicios exclusivos para mujeres.
  • Mejorar la accesibilidad en los servicios de tratamiento para la población en situación de vulnerabilidad, especialmente mujeres, refugiados, inmigrantes indocumentados, personas sin hogar, etc.
  • Invertir en la formación de profesionales en todos los ámbitos relacionados con la reducción de la demanda de drogas, incluida la salud mental, la atención primaria, los servicios para mujeres que sufren violencia física y sexual, los servicios de apoyo a las personas sin hogar, etc.
  • Dianova considera que la prevención debe destacarse como un reto más de cara al futuro del trabajo de la CND.
  • Tomar medidas a nivel internacional para promover la descriminalización del consumo de drogas para uso personal, ya que esto tendría un resultado positivo desde el punto de vista de la salud pública y de los derechos humanos.
  • Debe prestarse mayor atención a los comportamientos adictivos sin sustancias y a las adicciones, especialmente entre los jóvenes.
  • Es fundamental reforzar la respuesta a la crisis de los opiáceos en todo el mundo mediante una perspectiva holística que incluya todos los aspectos de la reducción de la demanda de drogas, incluidos el tratamiento y la prevención de las adicciones, la reducción de la oferta de drogas, las respuestas judiciales, etc.